Cómo lidiar con la ansiedad por comer durante las fiesta

avoid holiday food anxiety with these tips

Las fiestas ya están a la vuelta de la esquina, un tiempo destinado para ser feliz y celebrar. También puede ser un momento de estrés y frustración para la familia, las finanzas y, por supuesto, la comida. La comida equibale a gozo y unión familiar para algunos. Para otros, sin embargo, es un área de completa frustración debido a un exceso de calorías y azúcar combinada con una falta de autocontrol. ¡Las investigaciones sugieren que un tercio de todo el estrés de las vacaciones se debe a un exceso de comida! Aquí hay algunos consejos para ayudar a contrarrestar parte de la ansiedad en torno a comer durante la las fiestas.

No lo guardes en tu casa si sabes que va a convertirse en un problema.
En este momento, la tienda cuenta con todos tus dulces favoritos para las fiestas: el helado de menta que tu madre solía comprar, las galletas con glaseado de calabaza de las que todos hablan y otros productos horneados. Si sabes que esos productos navideños de "edición limitada" lo tentarán a comer en exceso, hazte un favor y déjalos en el estante. Has estado sin ellos todo el año hasta ahora, así que sigue adelante.

Planea con anticipación y usa alimentos "seguros".
Si sabes que va a asistir a fiestas con toneladas de alimentos poco saludables, ten a la mano opciones viables para ti. ¿Qué es un alimento seguro? Significa alimentos con los que tu cuerpo y tú se sienten cómodos. Debes elegir un alimento seguro que incluya un carbohidrato complejo y proteínas para que no te mueras de hambre y termines comiendo en exceso en la fiesta. Esto podría ser una comida completa preparada de antemano, como un pollo magro, verduras y un camote, o un bocadillo ligero como la mitad de un sándwich integral de mantequilla de maní. Incluso puedes llevar tu barra de proteínas favorita para comer si eso te ayuda a evitar que tengas hambre en un evento.

Tráete algo propio para compartir con los demás.
Otra forma de tener control sobre tus elecciones en cuanto a la comida en las fiestas y eventos sociales es preparando algo tú mismo y llevándolo a la fiesta. Es una excelente manera de garantizar que habrá algo en la mesa que sí te sirva a ti. Podría ser una gran bandeja de verduras con hummus, un elegante frutero o un postre casero creativo o el platillo principal que desees comer.

Baja la velocidad y mastica bien la comida.
Cuando engulles la comida, tus niveles de cortisol aumentan. Y cuando tus niveles de cortisol están elevados, tu metabolismo disminuye y le indica al cuerpo que almacene más grasa. ¿Por qué sucede eso? Porque cuando estás estresado, tu cuerpo entra en "modo de lucha o escape" y las señales de cortisol para que el cuerpo almacene grasa en caso de que sea necesaria obtener energía más adelante. Relájate, disminuye la velocidad y disfruta de tu comida. Mastícalo bien para que sea más fácil de digerir. Cuando pasas más tiempo masticando y disfrutando de tu comida, la metabolizas mejor.

Date permiso de disfrutar.
Las personas tienen diferentes ideas respecto a las reglas de los alimentos, qué debe y qué no debe comer y cuándo comer. Esto le quita el placer a comer. Te sientes lleno por algo que realmente no disfrutas, luego te sientes privado de lo que te gusta y luego quieres rebelarte contra este sentimiento, por lo que te pegas un buen atracón. Permítete este momento para disfrutar de los alimentos que deseas. La mayoría de las veces, si te permites consumir esos alimentos "prohibidos" y utilizas el consejo anterior donde te relajas y disfrutas de tu comida, estarás más satisfecho sin comer en exceso.

Deja de concentrarte en la comida
Te encuentras en otra reunión festiva donde hay grandes mesas llenas de comidas de estas fiestas. Ponte al día con tus amigos o entabla una conversación con alguien nuevo. Si estás en casa, levántate y haz algo que no esté relacionado con la comida, como salir a caminar, hacer una actividad festiva, llamar a un amigo o leer un libro. Las fiestas son para enfocarse en las personas y pasar tiempo juntos, no preocuparse por la comida.

Al hacer pequeños cambios y elecciones inteligentes, la temporada navideña puede ser un poco menos estresante para tu cuerpo y para ti. Sé muy consciente de lo que comes, pero no te prives por completo de lo que te hace feliz. Encuentra un buen equilibrio entre una alimentación saludable y pequeños placeres controlados para que puedas pasar menos tiempo haciendo hincapié en tu dieta y más tiempo celebrando las fiestas con tus seres queridos.

Carrie Gabriel
Carrie Gabriel
Dietitian