¿Es el No Desayunar Realmente Malo?

what you need to know about skipping breakfast

Con el ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana, todos hemos salido corriendo por la mañana sin haber desayunado. Algunos lo hacemos regularmente. Damos excusas, diciendo que no tenemos hambre o que estamos demasiado ocupados. Y, para algunos, omitir el desayuno es una manera de controlar la ingesta de calorías en un intento por perder peso. ¿Esto realmente funciona? Realmente no.

El saltearse la comida puede, de hecho, conducir a la obesidad y a la diabetes del tipo 2. Con el fin de ahondar en este tema más profundamente, se realizó un estudio sobre el momento de saltearse la comida y su impacto en el ritmo circadiano, el balance energético, el metabolismo de la glucosa y la inflamación postprandial. En este estudio, los participantes se dividieron en dos grupos: (1) un grupo que no desayuna y (2) un grupo que no cena. El contenido de macronutrientes de sus dietas se mantuvo igual en 55 por ciento de carbohidratos, 30 por ciento de grasa y 15 por ciento de proteína.

Después de cada comida, los investigadores midieron los niveles de glucosa, insulina e inflamación en los participantes. Curiosamente, el total de calorías quemadas era igual de alta en el grupo que se saltó el desayuno con respecto al grupo que se salteó la cena. La cantidad de grasa quemada, sin embargo, fue mayor para la primera. La cantidad de insulina medida fue la misma en ambos grupos, pero la glucosa medida fue mayor después del almuerzo para aquellos que no desayunaron. La inflamación fue mayor después del almuerzo para ese grupo, también.

¿Qué significa todo esto? El estudio sugiere que el proceso metabólico natural se ve afectado negativamente cuando salteamos las comidas. El no desayunar tenía un efecto más negativo en el metabolismo que el saltearse la cena. La inflamación puede causar una serie de problemas en la salud, y hubo una alta medición de la inflamación en ambos grupos. La inflamación puede conducir al aumento de peso, la obesidad, las enfermedades del corazón y la diabetes. Más importante aún, ¡nuestras funciones metabólicas se ralentizan cuando nos salteamos las comidas y, con el fin de controlar el peso, tenemos que hacer todo lo contrario!

Mi consejo: ¡coma! No se saltee las comidas. Coma a intervalos regulares y equilibre su ingesta de nutrientes durante todo el día. Lo que comemos es tan importante como la acción de comer en sí. Para sentirse con energía y saciado todo el día, o hasta su próxima comida, ¡asegúrese de que su desayuno le proporcione a su cuerpo un equilibrio de macronutrientes y otros nutrientes esenciales!

Jennifer O'Donnell-Giles
Jennifer O'Donnell-Giles, R.D., C.S.S.D.
Registered Dietitian, Certified Specialist in Sports Dietetics, Triathlon Coach