Prevenir la inflamación crónica

Prevenir la inflamación crónica

Debido a nuestro estilo de vida americano, en nuestra vida diaria estamos expuestos a situaciones, acontecimientos y productos químicos que causan inflamación crónica en nuestros cuerpos. Este tipo de inflamación puede ser muy perjudicial y es importante que la eliminemos o reduzcamos para mejorar nuestra salud.

Los síntomas de la inflamación incluyen:

Envejecimiento prematuro, en forma de arrugas, artritis y otras enfermedades degenerativas

Susceptibilidad a las infecciones

Alergias y sensibilidades alimentarias

Ansiedad

Dolores de cabeza

Fatiga

Reflujo ácido (ERGE)

Cánceres

Enfermedades de la piel, como la psoriasis y el acné

Artritis

Asma

Bronquitis

Dolor crónico

Diabetes

Presión sanguínea alta

Osteoporosis

Enfermedad del corazón

Infecciones por hongos como el Candida

Infecciones del tracto urinario

¡Nunca insistiré lo suficiente en la importancia de gestionar el estrés en su vida! Conozco a personas que tienen un estilo de vida muy saludable, que consumen alimentos muy saludables, hacen ejercicio y reducen su exposición a las toxinas y que, sin embargo, enferman de cáncer, infecciones crónicas o tienen cualquier otro problema de salud causado ​​por el estrés. El nexo común es la cantidad de estrés que soportan en su vida diaria. Esto se debe gestionar si se quiere reducir el riesgo de enfermedades y problemas de salud graves.

Estas son algunas de las actividades que pueden ayudar a reducir el estrés:

Un masaje suave

Yoga

Qi Gong

Nadar

Gimnasia acuática

Sauna de infrarrojos

Bañera de hidromasaje

Baños con sales de Epsom

Respiraciones profundas

Meditación

Aromaterapia

Reducir o eliminar la dieta americana estándar (SAD)

La dieta estándar y estilo de vida americanos son la primera causa de la inflamación crónica. El consumo de azúcar refinado, harinas refinadas, productos lácteos, edulcorantes artificiales, alimentos refinados y procesados, grasas trans, grasas saturadas y conservantes crean inflamación en todo el cuerpo. Esto puede llegar a causar cáncer, presión arterial alta, diabetes, asma, alergias, disminución de la función del sistema inmune, colesterol alto, infecciones crónicas, enfermedades auto inmunes, enfermedades del corazón, trastornos digestivos y otros problemas de salud.

Prevención

1. Tener una dieta rica en verduras ecológicas (los alimentos ecológicos reducen nuestra exposición a los productos químicos que causan la inflamación) verduras, legumbres, frutas bajas en azúcar, granos de bajo índice glucémico, frutos secos y semillas. De vez en cuando, añadir salmón salvaje, bacalao, halibut o sardinas y pavo, pollo o huevos ecológicos. Evitar la carne roja y la de cerdo o al menos restringir el consumo de estas carnes.

2. Añadir los ácidos grasos Omega 3 a su dieta (salmón, bacalao, sardinas, semillas de lino molidas, semillas de chía, nueces, brócoli, fresas).

3. ¡No tocar la comida basura!

4. Dormir un mínimo de 7 horas cada noche. Dormir lo suficiente es fundamental para nuestra salud.

5. Hacer ejercicio a diario; el ejercicio aumenta la capacidad del cuerpo para desintoxicarse y al mismo tiempo mejora la función de todos los sistemas corporales.

6. Beber la cantidad diaria adecuada de agua.

7. Tomar un poco el sol todos los días.

8. Reír a menudo y disfrutar de las amistades y de la familia.

9. Reducir el consumo de cafeína y alcohol.

10. ¡Si fuma, dejar de fumar!

Wally Bishop
Wally Bishop
Certified Nutritional Consultant