¿Pueden las indulgencias ser saludables?

healthy indulgences that don't leave you feeling guilty

De alguna forma, tenemos esta mentalidad arraigada profundamente en nuestra cultura de que lo placentero es algo malo - especialmente cuando tiene que ver con nuestra salud. Si se siente bien, siéntase mal al respect! Epicuro, un filósofo griego de la antigüedad del 300 A.C., hablaba abiertamente del ‘poder del placer’. Como habra imaginado, Epicuro y sus seguidores fueron fuertemente criticados, especialmente por líderes religiosos, por degradar la naturaleza humana.

El día de hoy, no solamente son las autoridades religiosas las que nos dicen que no hagamos caso a los placeres terrenales sino que también los expertos en salud.

Nos encontramos a nosotros mismos en medio de una temporada festiva, sintiéndonos culpables por un poco de indulgencia por aquí y por allá y privándonos de mucha comida deliciosa que se come en las celebraciones. Hemos adquirido tanto conocimiento sobre un estilo de vida saludable, el cual, desafortunadamente, se tradujo en una vida de privación.

“Sin dolor no se gana” y “un momento de placer en tu boca significa toda una vida con grasa en la cadera” se han convertido en pensamientos internos. La buena noticia es que ¡el placer puede ser beneficial para nuestra salud! Este tema de tanta relevancia en cuanto a investigaciones realizadas no es totalmente nuevo. Lo que sí es nuevo es que la gente está finalmente comenzando a aceptar esta forma de pensar.

En el “Neuroscience of Happiness and Pleasure”, Morten L. Kringelbach y Kent C. Berridge, nos ilustró en cuanto a la neurobiología del placer y la Felicidad. Cuando uno experimenta placer, algunas terminals neuronales son estimuladas y endorfinas ‘que te hacen sentir bien’ son liberadas. Aparte de estos péptidos, se liberan también químicos que catalizan el sistema inmunológico y fortalecen las defensas de nuestro cuerpo. Estos investigadores comparten la creencia común con los científicos y académicos de numerosos centros de investigación – ese placer no es valorado y poco explorado ya sea por la ciencia o por la medicina.

Hay muchos estudios facinantes con respecto a la relación entre placer, culpa y nuestro sistema inmunológico. Científicos han descubierto que el anticuerpo, inmuglobina A, el cual es fácilmente medido porque se secreta por la lengua, incrementa significantemente después de experiencias placenteras, tales como relaciones sexuales, comer un cholate o beber una copa de vino, y decrece después de experiencias negativas incluyendo el comer de más y sentirse intensamente culpable.

Nosotros debemos estar conscientes, sin embargo, que algunas personas compensan su pérdida de placer consumiendo más y más esas cosas, algunas veces al punto de hacerce adictos. La adicción a la comida, sexo, drogas o alcohol es un problema serio que necesita ser tratado profesionalmente.

Esta vision científica para nada aprueba ninguna forma de indulgencia excesiva o conducta adictiva y no nunca debe alentar una vida de hedonismo. Por el contrario, el viejo adagio, “Todo con moderación”, sigue siendo cierto. Demasiado ‘desear’ puede fácilmente crear una espiral de patrones de adicción inadaptados y un camino directo a una gran infelicidad.

4 Recomendaciones para Experimentar Placer Saludable Durante la Temporada de Celebración.

  1. ¡Vive sin culpa!
    Ahora que entendemos que comer algo pequeño de Buena calidad, chocolate con mucho cacao o beberse una tasa de cappuccino humeante puede ayudar a promover una buena salud, ¿Qué hacemos con respecto a la culpa abrumadora que puede darnos? La culpa produce tantos efectos negativos como el placer produce efectos positivos. ¡No podemos disfrutar nuestros placeres y sentirnos culpables al mismo tiempo! Sentirme mal por comer chocolate is malo para nosotros, entonces evita la culpa. El mejor comienzo es escojer conscientemente un bocadillo que usted ame y disfrutarlo al máximo.
  2. ¡La moderación es la clave!
    Hay evidencia interesante de que nuestro cuerpo nos dirá cuando ya ha tenido suficiente de una experiencia placentera. Esencialmente, la experiencia simplemente se hace menos placentera. En otras palabras, el abuso puede reducir la cantidad de placer que te da el chocolate o la cafeína. ¡La llave es la moderación! Si nosotros disfrutamos estas cosas en pequeñas cantidad y no las comemos siempre, seguirán siendo una experiencia placentera pues nuestros cuerpos nos dirán cuando ya hayamos comido suficiente. Así que dese la oportunidad de comer un pequeño bocadillo durante los festejos navideños y de año nuevo, pero sin comer en exceso.
  3. ¡Mantenga su rutina saludable!
    Aunque ‘¡esta es la temporada para estar alegre, NO es la temporada para ser perezoso! Estese atento del ejercicio que hace y programa de estado físico. Cumpla su entrenamiento lo mejor que le sea posible. Sí, un sueño durante las vacaciones es bienvenido, pero no te permitas caer en una semana de pereza e inactividad. Mantenga su entrenamiento aunque sea ligeramente de menor intensidad.
  4. ¡Tómese un batido!
    La mejor manera de asegurarse que usted está manteniendo su salud al máximo en esta temporada, es consumir SuperFoods de nutriente denso en sus batidos NutriBlast de cada mañana. ¡Comience su día con un fabuloso y verde batido, hecho con col rizada verde y frondosa y espinaca, plátano dulce, semillas de chía y leche de almendra!

Kringelbach y Berridge explicaban que la felicidad no brota de cada componente por separado, sino que llega de la interacción the placeres más grandes, un aprecio y valoración mayor por la vida, significado y conexión social, todos combinados y fusionados por la interacción entre las redes del placer encontradas en el cerebro y la multitud de otras redes cerebrales.

Entonces durante estas vacaciones, ¡Deje de sentirse culpable e incorpore una cantidad segura y adecuada de placeres ‘saludables’ a su vida!.

Linda Friedland
Linda Friedland, M.D.
Physician, Author, Speaker